Vapear, la alternativa más efectiva para dejar el tabaco

Dejar el tabaco es el eterno propósito de muchos fumadores

En concreto el 70% sí quiere abandonarlo. En el mercado existen múltiples soluciones, como los chicles y los parches, y de un tiempo a esta parte los cigarrillos electrónicos se ha convertido en su mejor aliado, ya que les ayuda a desprenderse de este hábito sin sufrir demasiado.

De hecho, vapear ha calado hondo entre la población, principalmente porque estos dispositivos son menos perjudiciales que el tabaco, al contener menos químicos tóxicos. Esto ha permitido que su popularidad se haya generalizado y lo practiquen ya millones de usuarios en el mundo.

Las ventajas del cigarrillo electrónico

Además, los cigarrillos electrónicos poseen más ventajas: es más económico, su consumo no es tan restrictivo, no deja olores en la ropa ni el pelo y reduce la ansiedad. dejar de fumarLos interesados en sustituir el cigarrillo tradicional por el vapeador tienen en Argentina sucursales especializadas donde encontrar lo necesario para fumar de manera más saludable.

Hangsen Argentina dispone de una amplia gama de sabores para vapear, alrededor de 88 referencias divididas en cuatro categorías: tabaquiles, mentolados, frutales  y postres.

En cuanto a los atomizadores -la parte superior del cigarrillo electrónico-, se pueden encontrar distintos formatos: el claromizador y los reparables RDA, RTA y RDTA. Se ofrece una gran selección de accesorios, entre ellos baterías de mod o vaporizadores -la parte inferior del cigarrillo electrónico-, resistencias comerciales y artesanales, herramientas y cargadores de baterías, entre otros.

Los número uno en Argentina

Para uno mismo o como regalo, Hangsen Argentina cuenta con kits de inicio, medio y avanzado en función del grado de especialización del usuario, lo que permite disfrutar de una experiencia de mayor calidad en cada calada.

Sin lugar a dudas, con una política orientada a la excelencia, el vapeo no es una moda pasajera, sino un estilo de vida que ha venido para quedarse. Pese a que está prohibido vapear en lugares que pertenezcan a las administraciones públicas,  sí se puede en espacios privados, siempre y cuando el propietario lo autorice.